“El bochornoso espectáculo montado el domingo último en la Catedral Evangélica merece el más amplio rechazo en atención a la diversidad de ofensas allí proferidas. Como nunca, atestiguamos un evento en que los límites de lo aceptable fueron sobrepasados de forma tal que una ceremonia de acción de gracias termino convertida en una ceremonia de agravios.

En primer lugar, atestiguamos la ofensa hacia la Presidenta de la República, tanto a su persona como a la investidura del cargo. Michelle Bachelet es una mujer cordial, tolerante y generosa, incluso con sus adversarios. No ofende, es prudente y cuidadosa con sus dichos.

En segundo lugar, es una ofensa a Chile. Entendemos el Tedeum como una ceremonia de acción de gracias y esperamos, entonces, que sea un acto republicano que convoque a todo el pueblo chileno, sin distinciones. Existen otros espacios, más adecuados y pertinentes, para que las autoridades evangélicas expresen su crítica respecto de las decisiones del gobierno. Espacios que, ciertamente, nunca les han sido negados.

En tercer lugar, es una ofensa al mundo evangélico, diverso y tolerante, que aprecia y predica el mensaje cristiano de hermandad, de amor al prójimo y de respeto a todas las ideas.

También es una ofensa a los esfuerzos que hemos hecho en democracia para ayudar al pueblo de pensamiento evangélico a través de expresiones materiales y legales.

Pero sobre todo, es una ofensa a la memoria de Chile. En ese mismo lugar se recibía con pompa al general Pinochet. No hay recuerdo de que se le haya llamado “asesino” cuando bajo su mandato los chilenos desaparecían y morían en manos de los organismos de seguridad de la dictadura que él encabezaba.

Por cierto, también es una ofensa a aquellos miles de pastores que en sus parroquias y misiones evangélicas llevaban consuelo y aliento a las personas que habían perdido a sus seres queridos a manos de las fuerzas represivas de la dictadura de Pinochet.

Por último, convertir esta liturgia en una acción de campaña es también una ofensa a la convivencia democrática.

Quisiera ver en las próximas horas expresiones de disculpas de pastores hacia su propia grey y, claro está, a todo el pueblo de Chile por lo allí ocurrido.”

Rabindranath Quinteros

Senador de la República

Región de Los Lagos