Como un mensaje que ratifica que “se cumplió con la promesa de enfrentar la desigualdad”, calificó el diputado Patricio Vallespín la última Cuenta Pública del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, entregada hoy ante el Congreso pleno.

El legislador destacó que esto se demuestra sobre todo en el caso de educación, donde serán 257 mil las familias que van a tener acceso a gratuidad, lo que se consolidará el próximo año, cuando el 60% de los jóvenes tendrán educación gratuita. “Eso refleja un cambio en el país”, dijo.

Vallespín resaltó que el anuncio del envío del proyecto de ley que mejora las pensiones, “ratifica que hay preocupación por los temas que afectan a todos los chilenos, y el desafío es tratar de aprobarlo en este periodo”, agregando que “el Gobierno no se ha acabado, hay iniciativas que hay que seguir sacando adelante, porque la desigualdad hay que enfrentarla en todo sentido, sin descuidar temas de infraestructura que son tan importantes para la gente, como la construcción de caminos básicos, que en nuestra Región son fundamentales, y que se ha triplicado respecto del gobierno pasado”.

El diputado enfatizó en que “es una maciza y contundente cuenta de lo que ha pasado en este país, que a veces pasa sin darse cuenta, opacada por el discurso catastrófico que entrega la derecha”. En ese sentido, destacó que el informe del Banco Mundial, respecto a la reforma tributaria, señala claramente que el 93% de lo recaudado y que se destina a garantizar derechos sociales de todos los chilenos, viene del 10% más rico, y que el 0,1% más rico es responsable del 73% de la recaudación. Esto es un ejemplo de un sistema tributario que se transforma en un sistema equitativo y progresivo, donde pagan más los que pagan más, y eso habla de un Chile muy distinto que se comienza a configurar”.

El parlamentario hizo énfasis en que “lo que se está entregando ahora, como país, es mucho mejor de lo que se recibió en el gobierno anterior, y eso habla de que la continuidad de la centro izquierda responsable, con propuestas concretas para fortalecer el crecimiento, es algo que el país necesita. Por eso creo que el final de la Presidenta, donde hace un llamado a todas las fuerzas progresistas de centro izquierda a la unidad y a la coherencia en las acciones, es un llamado que todos los actores políticos debemos tomar muy en consideración, para seguir construyendo un país que enfrenta la desigualdad con convicción. Esto también es un llamado a alcanzar un acuerdo parlamentario que garantice mayoría en el Congreso para seguir avanzando, junto a un candidato o candidata de la Nueva Mayoría, en consolidar las reformas que se han iniciado”.